Buenas a todos!

El transportín es un elemento realmente importante para proporcionar una zona de descanso en casa o bien darle el uso de viajar con tu perro, ya sea en coche, avión, tren, barco, etc.

Todos mis perros se suben al transportín con una actitud de “¡Vamos de viaje dos patas!”, y lo que hago para acostumbrarles es muy fácil, lo explicaré a continuación.

Usos del transportín

Aunque el uso del transportín que nos viene siempre en un primer momento a la cabeza es el de viajar con nuestro perro, no es el único.

Otro uso es darle dentro de casa una zona donde sestear, siempre y cuando esté abierto y accesible para tu perro. 

Además, en momentos de obras en casa, visitas de niños “inquietos”, o momentos que puedan resultar estresantes para tu perro, el transportín es un recurso estupendo.

Si vas a formarte en el mundo de la educación canina, es un elemento indispensable. Aporta un lugar de descanso en partes teóricas de la formación y en todos los viajes de formación con nuestros perros.

Tipos de Transportín

Transportín rígido

Es por muchos motivos nuestro favorito, es el que más usamos y los que más tenemos para movernos con nuestros perros.

Transportín tipo jaula metálicaEnseñar la jaula a un perro

Para viajar no me termina de convencer, suelen hacer ruido con el traqueteo del coche y si a mí no me gusta estar todo el rato escuchando ese ruido de fondo, ¿por qué le voy a hacer pasar a mi perro por un viaje así?

Como ventaja, diré que son desmontables, y aunque pesan se pueden mover bien de un sitio para otro.

Nosotros usamos este tipo de transportín dentro de casa, ¡así no suenan! 😉 

Transportín de tela

Tienen como ventaja su poco peso y la comodidad de ser plegables y quedarse con un formato de “carpeta gigante” de dibujo técnico 😀 

El fuerte inconveniente es que son “rompibles desde dentro”. No aconsejo empezar a acostumbrar a tu perro al transportín usando uno de tela, puede aprender a salirse rompiéndolo. 

No es la primera vez que veo un perro salirse de un transportín de tela en mitad de una formación en educación canina.

Transportín tipo mochila.

Hay transportines de tipo mochila para perros que no pesan.

Son de utilidad en las edades extremas, ya sea para socializar a tu cachorro sin que pise el suelo (porque no tiene el plan de vacunación completado) o bien si tu perro pesa poco y ya tiene una edad para grandes caminatas.

En nuestro caso lo hemos usado para socializar varios cachorros.

¿Qué necesitas para acostumbrar a tu perro al transportín?

Es muy simple acostumbrar a tu perro al transportín siempre que estés dispuesto a tener el transportín unas semanas dentro de casa, en un lugar accesible para tu perro.

Necesitarás: 

  • Su comida
  • Su camita (tiene que poder meterse dentro del transportín)
  • Y el transportín

Cómo acostumbrar a tu Perro al Transportín

Evidentemente hay otras formas, pero presentarle el transportín como una cuna siempre me ha funcionado y no requiere apenas esfuerzo.

Usa la base como una cuna de plástico

Entrenar el transportin con tu perroTal y como muestro en el vídeo, el primer contacto con el transportín es modo de cuna de plástico con una de las camas favoritas dentro de la cuna.

Uso los momentos en los que le pongo comida para ponerle su toma en la “cuna-transportín”. Si quieres puedes hacer tomas más pequeñas para aumentar el número de repeticiones. 

Ya puedes ponerle el techo

Cuando empiezo a ver que sin ponerle la comida comienza a usar la cama que hay dentro de la base del transportín, monto el techo. Y repito el proceso anterior, el único cambio es que he colocado el techo (sin la puerta)

Ponle un nombre, ¿“entra”?

En todos mis perros, el movimiento de ir con la ración hacia la cuna empieza a provocar que se metan dentro antes de que llegue a colocar el plato, es una anticipación que van a ofrecer muy pronto.

Cuando comienzan a hacer esto, empiezo a introducir la señal de “entra” cuando voy caminando con la comida hacia el transportín.

Añade la puerta

Por último añadiré la puerta. Monto la puerta en último lugar porque de esta forma evito los posibles golpeos de la puerta en las primeras experiencias con el transportín. 😉 

Controla la salida

Transportin para perroTal y como muestro en el vídeo, otro de los puntos necesarios es controlar la salida del transportín. 

Piensa que finalmente el transportín puedes usarlo para salir del maletero, y cuando bajes a tu perro del transportín es mucho más seguro hacerlo mirando antes si vienen coches, u otros peligros.

En el vídeo muestro una de las formas de controlar la salida. Hay otras muchas.

Aumenta el tiempo progresivamente

En este punto solo queda no tener prisas e ir aumentando el tiempo en el transportín progresivamente. 

Tal y como muestro en el vídeo, puedes ayudarte de un Juguete Interactivo para ir alargando esos tiempos en las primeras fases. 

Otros recursos que ayudan mucho

Un recurso que ayuda enormemente a que tu perro adore el transportín es llevarlo a la montaña, a un río, o algún sitio que le encante.

Evita errores frecuentes

Es importante que NO uses el transportín como una zona para castigarlo si quieres que en algún momento tu perro se sienta tranquilo dentro de su “habitación”.

Conclusión

Aunque no me pongo pesado con el transportín en ninguno de mis cursos, creo que es un elemento fundamental para proporcionar una zona de descanso en momentos complicados. 

¿Qué hubiese sido de todos mis perros en mitad de la mudanza? ¿O que grado de nerviosismo alcanzarían en mitad de una obra en casa sin usar el transportín?

En muchos casos me encuentro con una visión muy negativa del transportín en algunas familias. 

Toda esa “visión de cosa mala” cambia cuando tras unos días, ven a su perro sestear dentro del transportín sin la puerta, su cueva del siglo XXI 😉

¡Espero que te haya gustado este post!

¡Accede ya a nuestro curso GRATUITO «Entrena con tu PERRO»! ¡Cuatro Semanas para conocernos mejor! Deja tus datos pinchando en el siguiente botón

Me apunto GRATIS ahora

Nuestros alumnos nos avalan.

¡Pídenos información! Un fuerte abrazo, Javi Martínez.