fbpx

✋ La Liberación: La Clave para Adiestrar a un Perro a Quedarse Quieto ✋

SoloEsUnPerro 2018-03-06T10:00:53+00:00 01/03/2018|Adiestramiento Canino|Sin comentarios
5 (100%) 1 voto

Buenas a todos:

Hoy quiero hablarte sobre el “error” más frecuente de los equipos que empiezan mis cursos de adiestramiento canino, ya sea el de “Una Llamada Fiable”, “Camina a mi lado” o “Quieto Pase lo que Pase”.

Sí. Efectivamente, la famosa señal de liberación es el gran olvidado del adiestramiento y la comunicación canina. Ya lo cité en otro post y hoy voy a extenderme un poco más sobre esta señal y su influencia al adiestrar a un perro a quedarse quieto. Ya que si no se domina al 100%, se complica la comunicación clara y justa entre tu PERRO y tú.

¿Qué es la señal de liberación?

Es la señal que le va a permitir a tu perro romper una conducta para ponerse a hacer lo que quiera.

Es un trato justo para tu perro, que le marques el final de la conducta.

Si no tienes una señal de liberación y estás entrenando a tu perro en conductas que esperas mantener en el tiempo, como puede ser el “Quieto” o “Caminar cerca de ti”, siento decirte que estás construyendo una entelequia (tu quieto sólo existe en tu imaginación).

¿Por qué sin liberación no se logra adiestrar a un perro a quedarse quieto?

Si no defines una señal de liberación con tu perro, están ocurriendo varias cosas, ninguna de ellas es positiva para enseñar el quieto a tu perro:

  • Al no estar esperando que lo liberes, tu PERRO decide cuándo finalizar el comportamiento. Si lo finaliza cuando él lo considera, no existe una seguridad en que permanecerá en ese comportamiento hasta que se lo indiques (porque habitualmente no se lo indicas).
  • Puede darse el caso de un perro con una voluntad extrema para agradar. ¡Los genios existen! En ese caso, si es un virtuoso, se quedará en el quieto de forma innecesaria. Pero antes o después va a romperlo, no te engañes.
  • Posiblemente, lo más perjudicial de toda esta lista es que, al darle la responsabilidad de autoliberarse de la conducta, tu perro debe evaluar constantemente tu lenguaje corporal, tono de voz, distracciones que hay alrededor, etc. Y, en lugar de estar pensando en estabilizarse en el quieto – como debería ser si tú le dijeses cuándo romperlo -, estará pensando en todos estos factores ajenos a quedarse quieto.

¿Cómo enseñarle la señal de liberación?

Yo propongo liberar con “Ok”, pero hay otras muchas opciones e incluso liberaciones en función de la información que tratas de transmitir.

En este ejemplo, trataré el caso más simple, una liberación tras un comportamiento mantenido en el tiempo y reforzado con comida (ya que hay perros que no están motivados por el juego).

Toma un comportamiento simple que tenga afianzado como, por ejemplo, el sentado.

Cuando se mantenga sentado, le puedes decir «muy bien» con voz suave, y darle algún trozo de comida sin que se mueva.

Tras uno o dos segundos, dile “ok” y cambia tu tono, muévete , y así tu perro “romperá” el ejercicio y le darás su trocito de comida.

Y, si falla en algo, ¿también lo libero? Sí

Yo libero con diferentes señales en función de la situación «ok», «vamos», «yes», «vale» y «fuera».

A continuación, voy a explicar las diferencias entre cada una de ellas en «mi caso»; siempre digo que las palabras las elige cada entrenador, es decir,  mi «ok» puede ser tu «vale»:

  • «Vamos»: Lo uso como liberación de obediencia social, un tumbado social, un sentado social, etc.
  • «Vale»: Únicamente uso esta señal de liberación en el ejercicio de Autocontrol con comida que ya he explicado en otras ocasiones. (Uso reservado para la Obediencia Deportiva)
  • «Yes»: Esta liberación está cargada en la gran mayoría de casos con juego, si uso esta liberación después aparece un juguete. (Uso reservado para la Obediencia Deportiva)
  • «Ok»: Lo uso como liberación de forma más neutra. Tras esta liberación, el refuerzo es social y algo de comida. (Uso reservado para la Obediencia Deportiva)
  • «Fuera»: Cuando aparece un fallo como, por ejemplo, pedirle un sentado y que ejecute un tumbado. Es decir, cuando necesito sacarle de una posición incorrecta. En este caso, es obvio que la liberación no tiene ningún refuerzo asociado.

Conclusión: ¡Libera a tu perro!

Si te ha gustado este post y no te has dormido con tanta liberación para adiestrar a tu perro a quedarse quieto, compártelo en tus redes sociales para ayudar a más familias con problemas de comunicación en sus “Entrenamientos del Quieto”.

Si quieres aprender muchas más técnicas para tener un Quieto Pase lo Que Pase y conocer un montón de gente que disfruta y se divierte entrenando con sus perros, únete a nuestro curso del quieto.

¿Quieres entrenar conmigo?

Nuestros clientes nos avalan. ¡Pídenos información!

Un fuerte abrazo, Javi Martínez.

Deja tu comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies