Buenas, en este artículo vamos a hablar de un problema bastante común en nuestros compañeros, la ansiedad por separación en perros.

Me he encontrado con bastantes casos en los que los problemas de comportamiento que presentaban no responden al diagnóstico de ansiedad por separación, pero sus comportamientos se parecían ¿Quieres saber qué es y cómo identificarlo?, Sigue leyendo 😉

¿Qué es la ansiedad por separación en perros?

La ansiedad por separación es un problema de comportamiento que sucede cuando el propietario se separa del perro.

La ansiedad es la anticipación de una amenaza o un peligro inminente, esto genera que llegue a unos estados emocionales muy intensos.

El perro anticipa la partida de la familia entrando en un estado de pánico y miedo al aislamiento, este estado en el que se encuentra perdura por un tiempo prolongado generando unos niveles altos de estrés.

¿Cómo es un perro que tiene Ansiedad por Separación?

Nos encontramos muchos casos en los que nuestros perros pueden llegar a presentar ciertos comportamientos semejantes a un problema de ansiedad por separación. Dichos problemas son extremadamente comunes, el 20-30% de los perros muestran síntomas alguna vez en su vida y quizás el 40% presentan signos de estrés cuando se les deja solos.

Encontramos que el riesgo de que sucedan estos comportamientos no es el mismo entre diferentes razas, se ha comprobado que los labradores tienen mayor probabilidad de riesgo en mostrar signos de estrés ante la ausencia de los propietarios que un border collie(D. Mills, 2013).

Los problemas más frecuentes cuando dejamos a nuestros perros solos en casa es la micción, defecación, destrucción de objetos y ladridos.

Sin embargo, estos comportamientos, ¿podríamos decir que son normales en cachorros de 5 meses? La respuesta es un SÍ rotundo, en ciertas edades esto es normal.

Un cachorro no controla su vejiga totalmente hasta los 7 meses aproximadamente, por lo que nos podemos encontrar con numerosas micciones y defecaciones, de la misma manera, un perro que pasa mucho tiempo solo, puede que a la vuelta nos encontremos la casa entera destrozada.

Entonces, si mi perro ladra o me destroza la casa y/o se orina por los rincones de cada pasillo, ¿puede que no tenga ansiedad por separación?.

Efectivamente, pueden aparecer problemas relacionados con la separación del propietario, pero existen muchas otras razones para que aparezcan comportamientos como destrozar objetos, vocalizaciones y las eliminaciones.

Cuando a un perro lo dejamos solo en casa, podemos encontrarnos problemas relacionados con la frustración, el miedo, respuestas ante estímulos externos (como pueden ser los petardos) o incluso que el perro presente dolores, que van a provocar estas mismas respuestas, pero con un origen diverso.

¿Cómo saber si mi perro tiene Ansiedad por Separación?

Existen unos criterios necesarios para poder establecer un diagnóstico de ansiedad por separación, se requiere de la presencia de signos de estrés fisiológicos y conductuales que son exhibidos por el perro solamente en la ausencia o ante la imposibilidad de llegar a la familia.

Los comportamientos son: destrucción sistemática, micción y defecación, vocalizaciones y salivación excesiva.

Síntomas de la Ansiedad por Separación en Perros

Los síntomas son muy importantes para obtener un buen diagnóstico. Los más frecuentes son:

  • Destrucción Sistemática: estos comportamientos pueden incluir la masticación, excavar o arañar. Es de vital importancia diferenciar estas conductas y anotar su localización. Hay que identificar si se trata de una destrucción asociada al escape o de una destrucción no dirigida a la huida. Los patrones de destrucción nos ayudan a crear un diagnóstico diferencial. En la destrucción no dirigida podemos ver cómo el perro destroza cables, sofás u otros objetos, no obstante, en la destrucción asociada al escape el perro intenta salir del lugar donde se encuentra destrozando las vías de salida, como pueden ser puertas, ventanas, etc.
  • Vocalizaciones: estos comportamientos podrían ser gimoteos, lloriqueos, aullidos y ladridos.
    • Ladridos: este comportamiento es usado como una señal de alarma, pero también podemos encontrarnos con perros que realizan este comportamiento para obtener cuidados y atención.
      • En ocasiones, se usa en situaciones de defensa y en situaciones de estrés por aislamiento, también puede ser utilizado como una invitación al juego.
      • Entonces, ladrar puede ocurrir en casi cualquier circunstancia, por ello, nos vamos a fijar en el cambio del tono del ladrido, de esta manera podemos identificar si realmente es un ladrido por aislamiento, estos son con un tono alto y alternante.
    • Los lloriqueos/gimoteos: este comportamiento tiene una función principal de búsqueda de contacto y está asociado a estrés. De vez en cuando, puede ser usado en los saludos o en el juego social, especialmente como un comportamiento que ha sido reforzado por las familias.
    • Aullidos: está vinculado principalmente a la búsqueda de contacto y el saludo. Esta conducta está altamente asociada con la destructividad.

Las vocalizaciones, cuando están asociadas al intento de establecer contacto social, puede que permanezcan durante bastantes minutos desde que la familia se marchó del hogar.

Es más probable que esto suceda si tienden a irse por poco tiempo que si se marchan por muchas horas. Esto puede deberse porque en los tiempos cortos el perro aúlla hasta que la familia vuelve, el cual interpreta que dicho comportamiento le da un resultado de éxito que les trae de vuelta. Como resultado, aullará por períodos más largos.

En cuanto a las eliminaciones, es importante diferenciar si al perro se le ha enseñado a hacer sus necesidades correctamente en la calle, puede desvirtuar la presencia de algún signo de ansiedad. Si el perro elimina por alguna consecuencia relacionada con el estrés, ocurrirá independientemente de que el perro haya salido a hacer sus necesidades. La razón de que ocurra esto se debe a que el perro pierde el control de sus intestinos y vejiga cuando presenta niveles altos de estrés (esto ocurre de igual modo en episodios de miedo intenso).

Pueden surgir otros comportamientos relacionados con la ansiedad por quedarse solo en el hogar, sin embargo, tenemos que ser conscientes que la identificación de signos de ansiedad cuando se le deja solo no es suficiente para establecer un diagnóstico.

  • Anorexia o depresión: las familias suelen describir a sus perros como apáticos, inactivos o “cansados”.
  • Hiperactividad: particularmente cuando la familia regresa. El perro puede que salte o molestar cuando están por la casa normalmente con búsqueda de atención constante.
  • Pegajosidad: las familias refieren que el perro tiene que estar bajo su mirada continuamente. El perro no necesariamente demanda interacción, sólo la presencia de su familia.
  • Conductas de desplazamiento: este tipo de conductas aparecen fuera de contexto. Un perro con síntomas de ansiedad, por ejemplo, puede mostrar conductas de lamerse las patas, bostezos y conductas de mordisqueo sin necesidad de presencia de objetos en la boca.
  • Conductas estereotipadas: pueden andar en círculos o caminar, esté o no esté la familia, asimismo, puede mostrar ciertos comportamientos repetitivos como lamerse las patas llegando a producir heridas.

¿Mi perro tiene mayor probabilidad de padecer ansiedad por separación?

Otra característica importante de los problemas relacionados con la separación es que los perros que muestran estos comportamientos tienen mayor prevalencia a presentar otra gran variedad de problemas. Los tipos de problemas adicionales que presentarán estos perros incluyen:

  • Miedo a ruidos: los perros que presenten miedo a los ruidos tienen mayor probabilidad de tener ansiedad por separación. No es sorprendente que estos dos problemas estén relacionados. Por ejemplo, cuando hay tormenta o la aparición de un ruido fuerte que asusta al perro cuando la familia no se encuentra en el hogar, puede perfectamente conducir a un problema de ansiedad por separación.
  • Problemas de apego: buscan constantemente la atención y la interacción con los miembros de la familia. Muchos perros, los cuales son inseguros, tienen una sobre dependencia, la cual está basada en la seguridad que se le proporciona estando cerca de ellos.

¿Cuáles son las causas de la ansiedad por separación en perros?

Según Pageat (1998) este tipo de problema ocurre debido a la persistencia del hiperapego, el cual sugiere que existen tres tipos de problemas emocionales relacionados con la separación de la familia:

  • Tipo A: Hiperapego primario con el dueño. Esto significa que el perro transfiere el vínculo que tiene con su madre cuando es cachorro hacía su figura de apego ya que no ha sido destetado correctamente.
  • Tipo B: Hiperapego secundario. Se desarrolla más tarde en la vida del perro. Primero aparece un periodo prolongado de estrés, por lo que el perro busca la oportunidad de encontrar seguridad y tranquilidad. Esto conlleva que se reabran los sistemas de relación/vínculo. Un ejemplo de este tipo de hiperapego aparece frecuentemente cuando un perro es adoptado.
  • Tipo C: Miedo al aislamiento condicionado. Estos casos se dan cuando el perro ha sentido miedo por algún evento como pueden ser las tormentas o petardos cuando se le ha dejado solo en casa.
Solicita Nuestro Servicio de Etología

Evaluación de la Ansiedad por Separación en Perros y Problemas Relacionados

Diagnóstico diferencial de la Ansiedad por Separación en Perros

Cuando realizamos una evaluación de estos comportamientos es esencial determinar que el problema ocurre cuando la figura de apego se ausenta, por ello, es vital identificar en qué momento sucede, la frecuencia y la regularidad con la que ocurre.

Un contexto que puede provocar los comportamientos no deseables puede ser cuando la familia se va a trabajar; la frecuencia es cuántas veces ocurre.

El problema puede ocurrir cada vez que la persona se va al trabajo, necesitamos saber si estos comportamientos se producen las cinco veces que vamos a trabajar o solo tres de las cinco veces que vamos a trabajar.

Por otro lado, si cuando salimos a cenar, estos comportamientos ocurren con menor frecuencia, nos puede estar guiando en el diagnóstico e intervención del problema, ya que la proporción no va a ser la misma.

¿Por qué es importante estos datos? Necesitamos cuantificar el progreso del tratamiento, para ello, tenemos que dividir el número de veces que el perro muestra estas señales de estrés y ansiedad cuando se le deja solo en casa, por el número de veces que se le deja solo y no muestra señales de estrés y ansiedad.

Es necesario entregar a las familias un autorregistro semanal ya que nos será muy útil para poder establecer un plan de acción y nos va a permitir identificar cuales son los desencadenantes de sus conductas.

¿Cuánto dura el tratamiento de la ansiedad por separación en Perros?

Atendiendo a la gran variedad de síntomas que nos podemos encontrar y a las diferencias individuales de cada perro, nadie puede llegar a una estimación de la duración del tratamiento ya que cada caso es único.

Este esquema resume los pasos a seguir en “Solo Es Un PERRO” para trabajar un caso donde la familia refiere síntomas de ansiedad:

Ansiedad por Separación en Perros, esquema de trabajo

Es imprescindible realizar un diagnóstico diferencial para poder establecer unas pautas adecuadas y de esta manera calcular aproximadamente la duración del tratamiento. De la misma manera, la disponibilidad que tenga la familia para tratar el problema va a ser clave para su resolución.

Prevención y Tratamiento de los problemas relacionados con la separación en perros

Claramente, prevenir es mejor que curar. Por ello, seguir ciertos pasos para que esto no suceda puede ser de gran ayuda para reducir el estrés cuando les dejamos solos en casa.

Estas recomendaciones os pueden ayudar:

  • Introducir lentamente al perro para poder estar solo: esto es un punto de partida importante, es esencial que el perro no aprenda que las salidas de casa son siempre prolongadas o intolerables.
  • La llegada por primera vez al hogar es un evento estresante para los perros, sea un cachorro, adulto o un perro adoptado. Debemos minimizar todo lo posible dicho estado, con el objetivo de reducir el riesgo de que aparezcan problemas relacionados con la separación.
  • Las primeras noches sería conveniente permitir al perro que permanezca en nuestra habitación. Poco a poco, vamos moviendo su cama hacia afuera para que vaya aprendiendo que quedarse solo no es un problema.
  • Como se ha mencionado anteriormente, existe una alta probabilidad de que un perro adoptado presente mayor riesgo de ansiedad por separación, por lo que debemos prestar atención a los signos de estrés que muestran los primeros días para poder actuar cuanto antes.

Las pautas que se establezcan para ayudar a resolver los problemas relacionados con la separación deben ser seleccionadas y dirigidas por un profesional de la educación canina. Desaconsejamos totalmente la aplicación de medidas sin supervisión para no agravar la situación o dejar al profesional con parte de las herramientas «mal aplicadas».

Solicita Nuestro Servicio de Etología

Uso de Feromonas en la Ansiedad por Separación en perros

  • Uso de feromonas para proporcionar seguridad al perro.
  • Medicación (siempre y cuando se determine necesario por nuestro etólogo)

Ansiedad por Separación en Perros y Cambios en el Entorno

  • Enriquecimiento ambiental, juguetes interactivos alrededor de la casa para que los encuentre el perro. (los juguetes deben de ser relevantes para el perro).
  • Bloquear el acceso a los desencadenantes
  • Crear un espacio de seguridad
  • Asegurarse de que el perro tenga cosas que hacer cuando se le deja solo.
  • Cambiar al perro de habitación cuando el dueño se va de casa con el objetivo de crear una asociación nueva y positiva.
  • Redirigir conductas (Ej. Empapador)

Fisiología y Ansiedad por Separación en Perros

  • Reforzar momentos de calma, de independencia y fomentar que el perro utilice su propia cama o manta donde pueda relajarse.
  • Masajes relajantes para inducir a la relajación.
  • Alimentar al perro antes de la salida para disminuir el nivel de activación.
  • Realizar el suficiente ejercicio físico de acuerdo con el tipo de perro que tenemos.
  • Enseñar al perro a tranquilizarse por periodos cortos de tiempo

Técnicas de Intervención Cognitivo-conductuales en la Ansiedad por Separación en Perros

  • Programa de aumento de tolerancia a la frustración
  • Enseñar al perro a estar alejado del dueño (Quieto)
  • Aumentar gradualmente la cantidad de tiempo cuando le dejamos solo.
  • No castigar al perro por haber realizado algo mal cuando estaba solo. El castigo es contraproducente y puede llegar a agravar el problema, por lo que una regla general debe ser, parar cualquier tipo de castigo.
  • Desensibilización y contra condicionamiento a quedarse solo.
  • Rutinas para tranquilizar al perro antes de salir de casa. Salidas predecibles vs impredecibles.
  • Enseñar al perro señales cuando no va a recibir atención
  • Establecer unas reglas sobre la interacción con el perro
  • Fomentar actividades independientes en el que no se necesite la presencia del dueño.

Si quieres ayuda para un problema preocupante en el que tenemos cientos de casos a nuestras espaldas, ¡solicita una evaluación en tu domicilio!

Solicita Evaluación Etologo Canino

Referencias

  • Appleby D, Pluijmakers J (2003) Separation anxiety in dogs. The function of homeostasis in its development and treatment. Veterinary Clinics of North America Small Animal Practice 33: 321-344
  • Blackwell E, Casey RA, Bradshaw JWS (2006) Controlled trial of behaviour therapy for separation-related disorders in dogs. Veterinary record 158: 551-554
  • Pageat P (1995) Pathologie du comportament du chien. Maisons-Alfort, Cedex: Editions du point Vétérinaire. RSPCA. Separation Related behaviour. Avaible from http:// www.rspca.org.uk/allabout-animals/pets/dogs/company/separationrelatedbehaviour.
  • Daniel Mills, Maya Braem Dube, Helen Zulch (2013). Stress and pheromonatherapy in small animal Clinical Behaviour. 170-190