El vinculo ¡no es una musa!

Por | 2016-12-12T13:38:23+00:00 30/11/2016|A diario|7 Comentarios

Buenas a todos,

Parece que existe una magia en torno a la frase de “crea vínculo con tu perro”, como si el vínculo fuese la musa que tiene que inspirar al perro en algún momento de su vida para que quiera a su responsable (me referiré a responsable y no a dueño, ¡los perros no son cosas!). El vínculo tiene algo de “encaje de personalidades”, es cierto, pero evidentemente hay formas de mejorar la relación con tu perro. De eso trataremos en este post.

No discutas con tu perro

Es evidente que la ausencia de discusiones entre tu perro y tú mejorará considerablemente la situación, para conseguir una vida con el menos número de conflictos sigue la regla de oro:
[blockquote]
No expongas a tu perro a fallar(te) si no has entrenado para que la situación acabe con un final deseado.
[/blockquote]
Ejemplo: si sabes que hay una calle donde suele haber restos de basura, no camines con tu perro suelto si no estás seguro de que no se va a llevar nada a la boca que pueda cabrearte.
Una vez tengamos claro que la norma más importante es evitar las “discusiones” con nuestro perro, vamos a dar una serie de pautas generales para que tu perro cree una buena relación contigo.

Cuida sus necesidades básicas

Aunque parece una obviedad, hay casos en los que no resulta tan sencillo. Tu perro agradecerá que le des comida cuando lleve un largo ayuno y que le ofrezcas agua tras una larga caminata o después de horas sin acceso a esta. Un ejemplo, en los paseos desde abril a octubre suelen pasar momentos de sed, si estamos pendientes del tiempo de actividad de nuestro perro y le ofrecemos agua en esos momentos de búsqueda desconsolada de un charco (inexistente en ciertas épocas del año) os puedo asegurar que lo tendrá muy en cuenta. Pensad que la sed y el hambre ponen a nuestro perro en un estado de alerta, en una búsqueda de recursos con carácter de urgencia. Que vuestro perro no pase sed, ¡estad pendientes de vuestro perro!

Conductas de seguridad: Casa!

¡Aquí empieza la polémica del post! ¿Cuántas veces habré escuchado el consejo de parque “tiene miedo, aléjate”? Cuando un perro, sobre todo si es cachorro, se asusta ante una determinada situación, ¿Qué mejor salida que buscar los pies de su papi para resguardarse? Negar el cobijo y la protección en esos momentos es garantizar que en futuras ocasiones la huida sea sin rumbo, pudiendo provocar incluso accidentes. Está claro que no debemos reforzar esas situaciones como si el perro hubiese ganado un premio, pero existen formas de proporcionar la calma deseada en ese momento.

Para que nuestro perro busque el contacto en momentos donde se siente asustado tiene que tener positivizado nuestro contacto corporal y visual. Y este es uno de los ejercicios que no viene con las musas, se puede trabajar en ello y esperamos que pronto tengamos más material, por el momento, ¡toca esperar!

Tiempo en compañía, ¡solos!

Si tienes varios perros y crees que necesitas mejorar la relación con uno de ellos (normalmente el cachorrón de la casa), tienes que hacer paseos o actividades en solitario. La presencia de otros perros desviará la atención de tu cachorro en juegos con sus hermanitos y además nosotros siempre estamos dividiendo la atención entre todos los perros de la familia. ¡Márcate un paseo al día para hacerlo en soledad!

Si tienes un rato de descanso, aprovéchalo tomando algo en un restaurante o bar mientras tu perro descansa del paseo, cada vez es más común que los perros sean bienvenidos en cafeterías, restaurantes, etc. Si no conoces bien la postura de los bares de tu barrio, te recomendamos que busques en SrPerro, la guía para moverte en ciudad con tu perro.

¡Yo controlo!

Sin entrar en los tecnicismos del Principio de Premack, captura la atención de tu perro hasta que entienda que eres una especie de “Dios de su universo”. Ejemplos: “si quieres ir a jugar, mírame antes y te suelto”, “si quieres cruzar la carretera, mírame y te daré permiso”, “si quieres la comida cálmate y escúchame”. Obviamente en unas primeras fases estos comportamientos se realizarán con correa y arnés, pero una vez que estén entrenados podemos ir probando hasta donde nos atiende nuestro cachorro. En pocas palabras, tu perro tendrá lo que quiere si te presta atención.

Caso práctico: supongamos que tu perro va atado y está a punto de entrar en el parque de perros donde disfruta jugando con sus amigos. Puedes caminar en dirección contraria unos pasos para ver si te mira (¡lo hará seguro!) y cuando te mire felicitar efusivamente y soltarlo de la correa para que disfrute junto a sus amigos.

Juega con tu perro

Es evidente y nadie puede negar que jugar con tu perro fortalece el vínculo, más cuando el perro es un auténtico adicto al juego. Pero para que el juego sea efectivo y no desequilibre la relación hay que seguir una serie de premisas:

  • Evita las pelotas: cuando un perro juega a la pelota lo más habitual es que se encuentre mucho tiempo desconectado del guía. Es un hecho que cuando caza la pelota su responsable no aparece en la foto, lo único que ve es PELOTA!! PELOTA!! PELOTA!!. Los juegos de pelota deben ser sustituidos por juegos con mordedor, donde el responsable es parte activa: mueve el juguete, lo disputa, puede acariciar mientras forcejea, etc.
  • Toca compartir: nuestro perro debe tener claro que un mordedor lejos de su guía es aburrido. Hay que enseñar al perro a compartir los juguetes con su guía (este ejercicio tampoco es inspiración, necesita trabajo). Por nuestra parte también debemos dejarle llevarse su tesoro a unos metros y tumbarse a mordisquearlo relajadamente, ¿qué problema hay si cuando se lo pedimos lo comparte con entusiasmo?
  • Intercambia juguetes: una de las formas de potenciar la confianza y el vínculo con su guía son los intercambios positivos. Una vez que el perro comparte el juguete, podemos enseñarle que además de ser más divertido compartirlo para que juguemos juntos, si nos trae un juguete aparece uno de mayor valor.
  • Cuando yo quiero: el juego debe estar bajo control. No se puede acabar de jugar engañando a nuestro perro con trucos, hay que entrenar una señal de “suelta” y otra señal de liberación que le permita volver a jugar. Estos comportamientos tampoco caen del cielo, hay ejercicios para trabajar el “suelta” con tu perro, ¡pronto más contenido para establecer un vínculo correcto!
El vínculo y la paz, elementos inseparables

El vínculo y la paz, elementos inseparables

Descansamos juntos

El perro es un animal social, duermen en grupos. Disfrutad de los momentos de descanso juntos, sin duda ver dormir a mis perros en el sillón o el salón de casa es uno de los mejores momentos del día, me genera una sensación de paz difícilmente igualable. Creo que uno de los mejores momentos del día es levantarme y ver a un perro enroscado en mis piernas, o en mi pecho (Summer es un encanto para dormir).

Vinculo vs. Hiperapego

No hay que caer en el error del hiperapego, por el bien del perro, se debe habituar a ser manejado por familiares y amigos para casos de extrema necesidad, ¿Qué pasa si nos hospitalizan?

Para trabajar esa independencia sana, de forma esporádica, dejad a vuestro perro hacer algún ejercicio básico con un amigo (¡el oso les deja alucinados! 😉 ), dejad la correa a vuestra pareja durante el paseo, o incluso deja a tu perro en casa de un familiar (si está habituado a la casa) y ve a hacer recados. Su vida sin ti tiene que continuar, ¡por su salud! 😀

Conclusiones

Formar una buena relación con tu perro es una tarea del día a día, cada momento que pasamos juntos define esa relación, que además es bidireccional. Y para ser sinceros, ¡SI, EL VINCULO TIENE ALGO DE MAGIA!… pero eso no nos libra de trabajar de forma constante en rutinas muy básicas para aumentar la intensidad de nuestra relación. Con este propósito, estoy diseñando contenido orientado a divulgar ejercicios que ayudan a aumentar ese vínculo, para todos los perros y para todas las familias.

¡Un fuerte abrazo!

7 Comentarios

  1. […] más básicas, ¡tu perro va a aprender a tocar tu mano! Si no habéis leído el primer post sobre vínculo os recomiendo que paréis y le echéis una lectura antes de empezar con esta serie de post sobre […]

  2. Daniel Estupiñan 21 diciembre, 2016 en 4:48 pm - Responder

    Muy buen artículo excelente.
    Difiero en cuanto al tema de la pelota. Considero que no hay motivos para erradicarla, los juguetes a mi gusto son complementarios los mordedores y las pelotas cumplen funciones que bien manejadas con de gran bienestar para el perro y el responsable ( me gustó ese termino)

    Saludos y felicidades por tomarse el tiempo de compartir conocimientos

    • SoloEsUnPerro 22 diciembre, 2016 en 11:39 pm - Responder

      ¡¡Gracias Daniel!! Espero seguir leyéndote por aquí y gracias por expresar tu punto de vista 😉

  3. Elena Montes 21 diciembre, 2016 en 10:00 pm - Responder

    Hola. Ante todo gracias por la información. Mi compi de vida es un cruce de setter y spanier Bretón de 6 años. Tiene una personalidad estupenda. Es sociable, obediente y muy cariñoso. Simplemente tengo una duda: a veces sacamos la pelota en los paseos. No se si hago bien. A el le gusta mucho y cuando se la quito no rechista. El problema viene al rato, cuando estamos paseando, por ejemplo, se ve que recuerda la pelota y no hace mas que ladrarme. Moviendo la cola y contento, por lo que entiendo quiere jugar. No se si debería no volver a jugar con la pelota o hacer alguna técnica para que no se obsesione todo el paseo con ello. Gracias de antemano. Un saludo

    • SoloEsUnPerro 22 diciembre, 2016 en 11:41 pm - Responder

      Hola Elena, hay que ver la reacción tuya para que el perro se ponga a ladrar, posiblemente estás dando alguna señal para que el tu bretón empiece a pedir la pelota con ese ladrido. De todas formas si quieres llámanos y hablamos con calma.

  4. […] tira porque sea dominante, ese mito es mejor olvidarlo si quieres tener una buena relación con tu perro. Puede tirar por varios motivos, los más frecuentes […]

  5. […] Todo lo que constituyen tus ánimos, tus caricias, que se suba a tu cintura, etc. Eso es refuerzo social, y debe ser algo presente en absolutamente todas las sesiones de entrenamiento. Es el refuerzo más importante y merecería unos cuantos post más para hablar sobre cómo cargarlo. Te aconsejo que leas el post del vínculo. […]

Deje su comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies