Introducción

Buenas!

El Juego es un momento perfecto para ir añadiendo reglas de autocontrol, control y sobre todo PASAR UN BUEN RATO JUGANDO.
Pero el Juego para que divierta a todos, debe tener reglas.
¿Te imaginas que jugando en al basket de niños llega un jugador y atraviesa el campo sin botar el balón y anota? ¡¿DÓNDE VAS LOCO?!
Espero que el vídeo no sea muy duro de escuchar, pero el Otoño es lo que trae: ¡viento y lluvias para perrear a tope!



Beneficios del juego

  • Vínculo

Conseguir que nuestro perro juegue con nosotros de una forma sana, compartiendo los juguetes y con ciertas normas, hace que el vínculo y la confianza aumente, no solo la confianza en si mismos que también, si no la confianza en nosotros.


Cuando la confianza en nosotros aumenta, todo, absolutamente todo es mucho más fácil.

  • Sensibilidad

Durante el juego podemos hacer muchos tipos de movimientos, y en el caso de perros sensibles, si conseguimos que tengan cierto enganche al juego y se centren en él podremos trabajar la sensibilidad tanto al entorno como al contacto.
Durante las sesiones de juego, al estar tan centrados en esas normas de las que os hablaré más abajo, podemos trabajar progresivamente ciertas caricias, pequeños «golpes» motivadores, cogerles del collar, y también podremos trabajar exposiciones a determinadas situaciones del entorno, como ciertos ruidos, movimientos de objetos etc.

 

Jugar con mi perroControl y Autocontrol

En el video podéis ver unas sesiones de juego con Summer y Joker en el que se aprecia claramente que durante el juego hacemos diferentes ejercicios de control y autocontrol, a continuación os explico las diferencias;

  • Autocontrol

El autocontrol podría definirse como la «capacidad consciente de regular los impulsos de manera voluntaria». En el video puedes ver cómo los perros controlan sus ganas de ir a por el juguete, de morderlo cuando no escuchan la señal de liberación, de nor perseguir un juguete en movimiento, etc. En el vídeo aparecen varios momentos donde el autocontrol es fundamental.

  • Control

Por otro lado, aparecen diferentes señales de control, como pasar por detrás, girar, etc. En un contexto emocional elevado. Lo que nos debería indicar la capacidad del perro para controlar e instrumentalizar conducta en momentos de emociones intensas. 


Como sabéis hace no mucho tuvimos nuestra primera convocatoria del curso de Educador Canino Profesional, y en él nos preguntaban si en perros reactivos era necesario el juego.
La respuesta es un SI ROTUNDO.

Si no tenemos elementos de escucha y control durante una situación controlada durante momentos emocionalmente intensos, no podremos conseguirlos en situaciones reales.
Si  no somos capaces de conseguir que nuestro perro nos escuche en plena carrera hacia un juguete, no seremos capaces de conseguir que deje de prestar atención a otro perro, persona, coche, etc.

Si os ha gustado este video, creo que os puede interesar la Charla Canina nº 27 de «Escucha y discriminación de comandos«

¡Espero que os haya gustado el post o en su defecto el video!
¡Nos vemos en la próxima charla canina!

Me apunto GRATIS ahora

Nuestros alumnos nos avalan.

¡Pídenos información! Un fuerte abrazo, Javi Martínez.