Introducción

Buenas!

Hoy vamos a hablar sobre el juego, a todos nos encanta jugar con nuestros perros, pero, ¿Lo hacemos bien?
Por otra parte, muchas veces le echas la culpa a tu perro de «no querer jugar contigo», a continuación explicaremos las bases para conseguir un buen juego con nuestros peludos centrándonos en la técnica, los materiales, «el dónde» y «cuanto».




Técnica

Con técnica nos referimos a la técnica del entrenador, muchos perros no juegan porque el entrenador no sabe cómo jugar con un perro.
Tenemos que tener en cuenta varios factores como el movimiento tanto nuestro como del propio juguete, nuestro lenguaje corporal, la sensibilidad o brusquedad de cada perro etc.

  • Movimiento

Un juguete tiene que hacer siempre el movimiento de una presa, la forma más probable de que nuestro perro juegue es que arrastremos el juguete por el suelo “zigzagueando” para simular de la mejor forma posible el movimiento de la presa.

  • Errores

Uno de los errores más habituales a la hora de jugar es que damos pequeños golpes con el juguete en la cara del perro, evidentemente de esta forma no conseguiremos que juegue. Como hemos dicho el mordedor debe simular el movimiento de un presa.

Ninguna  presa iría hacía la boca del cazador.

 

  • Contacto y lenguaje corporal

Muchas veces nuestro lenguaje corporal no ayuda a que el perro quiera jugar con nosotros, más aún si es un perro sensible.
En este caso, es más probable que si damos la espalda al perro  y caminamos agitando el mordedor, en vez de entrarle de frente, quiera jugar con nosotros, al menos las primeras veces nos irá mejor haciéndolo así.
Otro tipo de individuos que podemos encontrar es justamente lo contrario, individuos que se activan con el contacto.
A estos estando frente a ellos podemos darles pequeños empujones y casi al mismo tiempo arrastrar frente a ellos el mordedor y enseguida empezarán a jugar. 

Jugar con mi perroSon solo dos ejemplos, pero hay muchos más, lo mejor siempre es ver cada caso de forma individual.

Materiales

Hay diferentes tipos de materiales y juguetes, vamos a comentar lo más adecuado en cada situación.

  • Dureza

Para empezar a jugar, tanto con un cachorro como para iniciar a  un perro adulto que no sepa morder, lo ideal son juguetes de poca dureza, como una trenza de trapo por ejemplo o juguetes de pelo de oveja o de conejo.

  • Longitud

La longitud del juguete también es importante a la hora de empezar a jugar con nuestro perro, lo ideal es comenzar a jugar con un juguete largo ya que simulará mucho mejor el movimiento de una presa.
Podemos atar un mordedor a una tralla (con lo que se da cuerda a los caballos) y conseguiremos una forma bastante eficaz para jugar con nuestro perro, ya que esos movimientos erráticos del mordedor simulan muy bien el movimiento de una presa (ver vídeo).

  • Juguetes recomendados

Mi perro no juega con juguetesUn tipo de juguete bastante recomendable son aquellos que en su extremo llevan una pelota o algo de peso, ya que a la hora de lanzarlo nos dará una mayor precisión.
Existen juguetes que tienen pelota de tenis y pelo de oveja o conejo, otros que tiene una pelota enrejada y mopa.
Existen muchísimos tipos de juguetes, tienes que encontrar los que más le gusten a tu perro.

 

 

Momentos y lugares

  • Lugar

Es muy importante tener en cuenta el entorno sobre todo en las primeras sesiones de juego.
Si tenemos un perro al que le cuesta conectar con el juego tienes que hacerlo en un sitio sin distracciones, donde lo más divertido seáis tú y el juguete.

  • Saturación

Otro punto muy importante es el tiempo de juego. Si tu perro no tiene mucha motivación y además le “exiges” mucho tiempo de juego, es muy posible que te deje abandonado a mitad de sesión.
En estos casos es mejor hacer sesiones de juego cortas, en las que nuestro perro a ser posible se quede con «ganas de más».

 

¡Espero que os haya gustado el post o en su defecto el video!
¡Nos vemos en la próxima charla canina!

Me apunto GRATIS ahora

Nuestros alumnos nos avalan.

¡Pídenos información! Un fuerte abrazo, Javi Martínez.