⚠️4 peligros del verano para tu perro que afectan a su bienestar 🏖️

SoloEsUnPerro 2018-06-19T16:53:51+00:00 12/06/2018|Consejos|Sin comentarios
5 (100%) 4 votos

¡Hola a todos!

Hoy quiero hablarte de cuatro grandes peligros del verano para tu perro y las formas de evitarlos o prevenirlos.

Seguramente habrá muchos más, pero voy a centrarme en estos riesgos por tener una incidencia muy alta en nuestra zona y estar presentes en el día a día.

Por desgracia, hemos sufrido alguno de ellos en nuestros perros, ya nos hemos llevado algún susto.

Estos son los cuatro peligros del verano para tu perro que debes evitar

  1. El golpe de calor
  2. Las espigas
  3. Los problemas de almohadillas
  4. Y los parásitos de esta estación.

1.- El Golpe de Calor ☀

Nos toca pasar calor, eso es irremediable, pero debes tener muy en cuenta algunas pautas para que el calor no llegue a provocar un “golpe de calor” a tu perro

1.1. -¿Qué síntomas evidencian que tu perro está sufriendo un golpe de calor?

  • Jadeo excesivo, ruidoso y dificultad para respirar
  • Muchas babas.
  • Mareos y pérdida de equilibrio.
  • Temblores.
  • Taquicardia.
  • Vómitos y diarrea.

1.2. -¿Cómo has de actuar?

La clave está en actuar con mucha rapidez. Tienes que llevar a tu perro a un lugar fresco, ofrecerle agua fresca, pero no muy fría, en pocas cantidades, mojarle con agua del tiempo las patas, orejas, axilas e ingles. Nunca debemos sumergir al perro en agua fría, además de evitar agobiarle rodeándole de gente y/o perros.

1.3. -¿Cómo evitar un golpe de calor de tu perro?

  • Evita salir a la calle en las horas con más calor pero, si no puedes evitarlo, limita su movimiento y no le dejes hacer esfuerzos.
  • Durante todo el día debe tener agua fresca a su disposición, y a ser posible durante los paseos ir ofreciéndole agua cada poco tiempo en fuentes o zonas accesibles.
  • Debemos ir refrescándole durante el paseo mojando axilas, cabeza y tripa.
  • No pasees por zonas de asfalto o en superficies que alcancen temperaturas altas.
  • Podemos utilizar en los paseos chalecos refrigerantes. Nosotros tenemos los Cooling Vest de Hurtta, los hemos probado y funcionan a las mil maravillas.
Chaleco refrescante Hurtta

Chaleco refrescante Hurtta

2.- Las espigas 🌾

Durante la primavera y con las lluvias que nos trae esta estación, los parques y el campo se ponen preciosos. Donde vivo, este año está plagado de amapolas rojas y blancas. ¡La lluvia ha hecho efecto!

Pero, cuando comienza el calor, las malas hierbas que antes parecían inofensivas, se secan y muchas de ellas pasan a ser bastante peligrosas para tu perro. De todas esas hierbas hay unas que en especial me preocupan: ¡las espigas!

Las espigas no solo son incómodas porque se enganchan en el pelo de tu PERRO.

Además llegan a “clavarse” en las patas de nuestros perros, pudiendo ocasionar abscesos que pueden infectarse.

Tocará visitar al veterinario para que la extraigan y en muchas ocasiones va a tocar dar antibióticos. En algunos casos toca sedar al perro para poder extraer la espiga.

Espigas en la piel

Las peores y más peligrosas son las espigas que se clavan en la piel

Es posible que, si una espiga se clava en la piel de tu perro, no la detectes. Por su forma, una vez que se clavan, las espigas no suelen salir. En la mayoría de casos se van clavando poco a poco, cada vez con más profundidad.

A veces nos encontramos con un bulto en la piel como resultado de una espiga que se ha clavado, pero ya ni siquiera vemos la espiga, solo un bulto con una perforación.

Otro de los peligros del verano para tu perro suelen terminar en urgencias son las espigas dentro de la nariz.

A Cora le ha pasado dos veces, olfatea el suelo todo el rato (lo normal) y hemos tenido alguna visita al veterinario por espigas en su nariz.

Pero puede complicarse más aún, si esa espiga termina en las vías respiratorias. Es un caso muy peligroso que da la cara cuando comienzan a tener problemas respiratorios sin saber el motivo.

Lo ideal es prevenir el problema y evitar las zonas de paseo con espigas siempre que sea posible.

Así que, si vuestro perro comienza a estornudar y no puede parar, sospechad de una espiga e ir al veterinario lo antes posible.
Y, después de cada paseo, cepilladles bien y mirad entre los dedos y las almohadillas para quitar todas las que hayan podido coger.

3.- Las almohadillas 🐾

Con el calor del verano, el asfalto y las aceras pueden llegar a superar los 60 ºC.

¡Así que imagínate lo que le puede ocurrir a tu perro al pisar un suelo con una temperatura que ronda los 60 ºC!

Desde ampollas superficiales hasta quemaduras profundas.

Evita ir por el sol y, sobre todo, no te quedes quieto con él en una zona sin sombras. Existen productos para endurecer las almohadillas, pero aun así esto NO nos librará de una quemadura si nos excedemos en los paseos por zonas inadecuadas.

Otra de las posibles “lesiones” más típicas en verano con perros son las ampollas en las almohadillas por la humedad que provocan los baños.

Con la primavera y el verano, nos animamos a llevarles a ríos, pantanos, o incluso a que se bañen en fuentes de nuestros parques habituales. Esto hace que las almohadillas y las uñas se reblandezcan. En ocasiones, una simple carrera por tierra puede generarles heridas en las almohadillas o un desgaste excesivo de las uñas.

Puedes tener un botiquín para estos casos, con productos como el que comenté antes para endurecer las almohadillas (tipo ADOquatro). Además, incluye productos para desinfectar heridas abiertas como la clorhexidina y para cicatrizar alguna pomada tipo Blastoestimulina.

Como siempre, una visita al veterinario nunca está de más, ya que puede necesitar algún tipo de medicamento oral para una posible infección o para evitar la inflamación y el dolor.

4.- Parásitos 🐞

Por desgracia, parece que el calor no es demasiado bueno para nuestros perros. Además de todo lo citado anteriormente, estos inicios de verano son temporada alta de parásitos externos.

Pulgas, garrapatas y mosquitos están en su momento del año.

Existen diversos métodos para ahuyentarlos y para matarlos. Creo que el mejor post sobre parásitos externos lo puedes encontrar en La Guía del Border Collie. En este post, te explican los diferentes métodos y cómo combinarlos de forma efectiva: “¿Qué usar frente a los parásitos externos?”

Lo peor de estos “bichos”, no es lo desagradable que son, si no las posibles enfermedades que pueden acarrear:

La famosa Leishmania y el Gusano del corazón que son transmitidas por mosquitos, la Erlichia y La babesia entre otras que son transmitidas por las garrapatas.
Por ello, recomendamos no solo el uso de productos para ahuyentar y matar a los parásitos, sino realizar test de estas enfermedades  al finalizar la temporada de calor.

Conclusión

Como ves, de los cuatro peligros del verano para tu perro, el punto primero y tercero están muy relacionados. Evitad las horas de más calor, el exceso de ejercicio y las zonas en las que no haya sombras.

¡Huye de las espigas como de la peste! Repasad bien a vuestros perros a la vuelta de cada paseo para comprobar que están libres de espigas, de bichos y de alguna posible herida.

Espero que te haya servido de ayuda este post y, si te ha gustado, te animamos compartir en Redes Sociales.

Si están interesado en nuestros cursos, ya sabes que en septiembre arrancaremos de nuevo con “Una Llamada Fiable”

¿Quieres entrenar conmigo?

Nuestros alumnos nos avalan. ¡Pídenos información!

Un fuerte abrazo, Javi Martínez.

Deja tu comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies