fbpx

Comportamientos del Perro Anciano

SoloEsUnPerro 2019-07-31T20:06:22+00:00 31/07/2019|Adiestramiento Canino|Sin comentarios
3.5 (70%) 2 votos

Buenas a todos,

Por petición de Elena, ¡una alumna de DIEZ!, arranco esta serie de post para hablar de perros ancianos, perros senior, abuelos o como los quieras llamar.

Aunque Elena es la precursora, cada línea es un homenaje a Cora, mi anciana de 12 años que ronca a mis pies mientras escribo estas líneas.

Jamás encontraré un ser con tal mentalidad de juventud infinita, siempre guarda energías para jugar un rato con el resto de perros de la casa.

Este primer post de la serie “Perro Anciano» lo voy a dedicar a dos grandes bloques:

  1. La edad de tu PERRO, dependiente de muchos factores.
  2. Indicadores para otorgarle el “Carnet de Jubilado”

La Edad de tu PERRO

Supongo que habrás oído la leyenda extendida de multiplicar por siete los años de tu PERRO para hacer una equivalencia con años humanos.

Cualquier equivalencia te va a llevar a cometer errores, simplemente porque estás tratando de equiparar la edad sin considerar la calidad de vida, el tamaño, si ha pasado gran parte de su vida con sobrepeso, etc.

Aunque no soy muy partidario de estas formas de equivalencia, te dejo un enlace a una calculadora que “al menos” tiene en cuenta el tamaño de tu PERRO, ya que si que existen datos que apuntan a que los perros de tamaño pequeño suelen ser más longevos.

¿Por qué no me gusta equiparar años de PERROS a humanos?

La verdad es que resultaría complicado incluso llegar a plantear equivalencias entre sociedades de diferentes países de la misma especie, ¿O crees que 80 años en un país sin un sistema sanitario avanzado son equivalentes a 80 años en España?

El deterioro y envejecimiento de tu PERRO va a depender de muchos factores, por citar los más evidentes:

  • Tamaño: como he dicho, los perros de tamaño gigante son menos longevos que los perros de tamaño pequeño.
  • Nutrición en el largo plazo: “somos lo que comemos” y cada vez lo veo más en mis perros y los que me rodean. Sigo convencido que las ganas de jugar de Cora son en gran parte debidas a la alimentación natural que lleva manteniendo desde hace más de ocho años. Cuando Cora tenía cuatro años le dijimos “Adiós” al pienso y pasamos a una alimentación natural.
  • Orígenes y vida pasada: hay casos donde algunas familias me cuentas que su PERRO antes de adoptarlo vivía en un chenil y dormía a la intemperie en pleno invierno. ¿Crees que sus articulaciones van a ser igual de duraderas?
La mirada del perro anciano
La mirada de mi anciana favorita está llena de sabiduría y ternura

Señales para darle el “Carnet de PERRO Senior”

Aquí la regla maestra es la “observación por encima de todo” y ser muy sensible a los cambios que vas viendo en tu PERRO.

Vivo con Cora desde que ella tenía un mes, creo que estamos conectados más allá de cualquier señal visual o verbal. Con mirarla y ver su forma de tumbarse, sabía que estaba llegando el dolor a sus articulaciones, también detectamos una torsión de estómago en pocos minutos, creo que si algo me apasiona es observar a mis perros en silencio, simplemente mirarles.

Aunque voy a darte una serie de indicadores claros para que emitas a tiempo el carnet de jubilado a tu PERRO, sobre todo, sigue las tres reglas de “conócelo, obsérvalo y actúa en consecuencia”

Recuperación y Sobrecargas

Una clara señal de envejecimiento es la recuperación ante esfuerzos físicos totalmente normales.

En el caso de Cora es evidente que ya hace tiempo que no puede participar en caminatas largas, como mucho puede realizar un paseo de un kilómetro cada dos o tres días.

Si ignoras las señales te vas a dar cuenta que cada vez va más lento, pasea menos, aborrece salir, etc.

Si el estado de tu PERRO te permite realizar un paseo largo cada dos días y el resto de los paseos son cortos o de estar suelto en un sitio sin moverte, te aconsejo seguir con esta pauta. Es mejor un paseo de un kilómetro cada dos o tres días que eliminar el ejercicio por completo.

Aunque dedicaré un post completo a la actividad, siempre es mejor “adaptar el ejercicio que eliminarlo de la vida de los ancianos” 😉

En el caso de Cora, el ejercicio está separado tras dos días de descanso en los que hace actividades de muy baja intensidad física, como por ejemplo: moverse a sus anchas por el jardín (se mueve poco y toma el sol mucho) , olfatear comida en el césped, morder astas de ciervo o juguetes, etc.

Perro Anciano en la Playa
Cora hace ya unos años, disfrutando de la Playa Asturiana

Adaptación a Temperaturas extremadamente altas/bajas

Otro de los indicadores muy visibles es la sensibilidad y adaptación a la temperaturas más extremas.

En el caso de las olas de calor, sin ejercitarse nada, se muestra más agitada y el jadeo es como si hubiese corrido una maratón. Ya sabes que “son cosas de la edad”, sé consciente de esta sensibilidad a las temperaturas y toma acciones simples y efectivas:

  • Vigila dónde le dejas descansar en las horas de más calor,
  • Que tenga agua cerca y conozca el sitio donde bebe antes de llegar la temporada de calor.
  • Si es acuático, dale opción a refrescarse si puedes en una piscina para perros de poca profundidad y segura.
  • Puedes usar chalecos refrescantes como este o camas refrescantes siempre y cuando el cambio de temperatura no sea muy brusco.

Control de Esfínteres e Incontinencia

Aunque sea triste hablar de esto, es una de las señales más claras.

Sobre todo, no te cabrees porque no es justo, lleva toda la vida aguantando el pis y la caca y ahora ya no lo hace porque tu PERRO es un ANCIANO, simplemente eso.

No es por “celos” del niño, ni por “celos” del nuevo cachorro, simplemente vuelve a ser algo típico de esta etapa.

Para adaptarte a este cambio puedes tomar acciones como:

  • Darle acceso a la zona de pis y caca de forma más frecuente.
  • Sacarle con cierta urgencia a la calle, al igual que cuando son cachorros
  • Enseñarle a hacer sus cosas en un lugar accesible.

Y ahora vamos con la parte autobiográfica del post. Con Cora simplemente tengo que tener cuidado en abrirla por la mañana al levantarme para que haga lo que quiera sin esperar la salida del resto.

Además debo asegurarme que ha hecho todo. Si “se le olvida”, puede ocurrir que al entrar a casa, mientras duerme me deje un “regalo” en su cama. Pero nos apañamos bastante bien y tenemos la suerte de tener una casa que es perfecta para una vejez canina de película.

Otro de los momentos donde se le puede escapar algo son los momentos de emoción máxima. Por ejemplo, me aseguro que tiene el estómago vacío antes de darle un trozo de pan para que lo mastique en su cama, si no me aseguro la cosa puede acabar con “regalito en la cama”.

Vista y oído, las primeras en decaer

Los primeros sentidos en deteriorarse, o los más observables, son el oído y  la vista.

El olfato, aunque se deteriora, sigue siendo un sentido poderosísimo. Cora es capaz de buscar comida perfectamente, mientras que reconocerme a cien metros o escucharme a lo lejos no siempre es tan fácil.

Si observas reacciones de sorpresa cuando ya estás muy cerca o que levanta la cabeza buscándote pero no sabe en que dirección correr suele ser un síntoma claro de problemas en la vista.

En el caso de Cora, sus problemas de vista son muy evidentes porque las cataratas aparecieron a los diez años y desde entonces va degenerando su capacidad para ver con normalidad lo que le rodea.

Olisquear 1 metro cuadrado cada 5 minutos

Esta señal de quedarse olisqueando un metro cuadrado cada cinco minutos mientras el resto de perros del grupo siguen avanzando en el paseo es otra señal de abuela que Cora lleva tiempo haciendo.

Desorientaciones Frecuentes

Debido a sus problemas para ver en la lejanía y oír de mala manera, Cora sufre desorientaciones típicas de la edad.

Tenemos que estar más pendientes de ella en los paseos por el campo, aunque los hacemos breves si viene Cora, podemos ver como se aleja pensando que caminamos en una dirección cuando en realidad no estamos allí. ¡Abuela que te pierdes!

Gestos y Más gestos, señales

Hay miles de gestos y señales de su envejecimiento a lo largo del día.

Uno de los gestos más claros para detectar cierto dolor articular es ver como se tumba con mucho cuidado, como si la flexión de cada articulación le costará horrores. Posiblemente sea así, sienta dolor, ya hablaré en el siguiente post de la serie “Perro Anciano” sobre alimentación y suplementación para cuidar de Cora al máximo.

Conclusiones

Con Ancianos, hay que prevenir

A partir de los siete años la medicina veterinaria preventiva es fundamental, hay pack geriátricos que suelen incluir: radiografía de tórax, hemograma y bioquímica como algunas de las pruebas recomendables a partir de los siete años de edad.

Observa, ¡Más ahora!

Observa cualquier cambio por insignificante que parezca y visita al veterinario ante sospechas de inicio de una enfermedad.

Toma Acciones, ¡SENSATAS! = “no elimines, adapta”

No elimines el ejercicio físico, ¡adáptalo!. No elimines los juegos con perros, ¡adáptalos!. No elimines la estimulación mental, ¡adáptala! Y así podría pasarme línea tras línea.

Espero que este post ayude a muchos a identificar algunos cambios que son claras señales de avanzada edad, tu perro es un anciano. Solo te deseo que lo disfrutes lo mismo o más de lo que disfruto yo compartiendo mi vida con Cora, mi abuela de 12 añazos.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies