El Refuerzo Social: Bases, Importancia y Diferencias fuertes con la Vinculación

¡Hola!

Hoy quiero tratar un asunto que me resulta fundamental cuando entreno con mis Perros y sin embargo me hace pasar ratos de sorpresa cuando estoy ayudando a otros equipos en el adiestramiento avanzado o en disciplinas deportivas.

Vamos paso a paso y sin saltarnos nada relevante. Comenzamos con lo que se entiende por Refuerzo Social.

¿Qué es el Refuerzo Social?

Todos estamos de acuerdo en que el PERRO es un animal social, es decir, desean sentirse integrados en un grupo, ser “queridos”.

El Refuerzo Social es la base de la pirámide de una vinculación afectiva fuerte.

Otros Refuerzos, los más “típicos”

Como situación frecuente nos encontramos con el uso de Reforzadores Primarios, por ejemplo, usar comida para “premiar” a tu PERRO.

 

 

Ejemplo: si tu perro viene cuando le llamas sacas un trozo de comida como premio para provocar que esa conducta sea más probable en un futuro. (¡Ojo que esto no es del todo así!)

Refuerzo Social en el Adiestramiento
Cora recibiendo con gusto unas caricias

Refuerzos Sociales

A continuación listaré algunos de los ejemplos más usados como Refuerzo Social, no siendo esta lista los únicos reforzadores sociales que puedes usar con tu PERRO:

·        Caricias, contacto.  Las caricias deberían ser uno de los reforzadores sociales protagonistas. Puedes tocar a tu perro durante el juego, darle sesiones de caricias en el sofá o tirarte en el césped. Si tu contacto le resulta agradable va a ser muy sencillo que uses como premio a un buen comportamiento acariciarle en su zona favorita.

·        Juego. Si vas a usar el Juego como refuerzo social tendrás que asegurarte que los elementos protagonistas sois únicamente vosotros, sin pelotas ni juguetes aparatosos que acaparen la atención del juego.

·        Felicitaciones. Otro de los más frecuentes es felicitar verbalmente a tu perro con palabras “ese es mi gordito”, “bravo mi perro”, “bueno enano”, etc.

Señales de que algo va mal

Esta sección del post es la que me motivó a escribirlo. Al ver como en una sesión de Entrenamiento Avanzado había un perro que mostraba total desinterés por el refuerzo social sea cual fuere.

Si tienes un PERRO que da alguna de estas señales, es que algo hay que cambiar para que tu Refuerzo Social sea relevante para tu PERRO:

1.      Desconecta de ti cuando aparece el Refuerzo Social. Si tu Perro comienza a mirar hacia otro lado, no sigue contigo, etc. Estás en este caso.

2.      Mira únicamente el bolsillo de la comida o del juguete/pelota. Si estás en este caso es relativamente simple cambiar el comportamiento de mirar el mordedor/comida por estar contigo y disfrutar de vuestro momento.

Refuerzo Social vs. Vinculación Afectiva

Cuidado con este punto porque es fundamental.

 

Hay casos en los que un PERRO puede mostrar gran capacidad para reforzarse con las caricias/contacto y tener una vinculación Pésima con su guía

Voy a ponerme en plan “abuelo cebolleta” a contar historias de hace muuuuuchos años 😊 .

Historias Pasadas sobre Vinculación y Refuerzo Social

Como sabrás hace quince años el adiestramiento en positivo era prácticamente inexistente. El método predominante pasaba por usar collares de castigo y únicamente felicitar y acariciar al perro cuando lo hacía “bien”.

En esos debates en los que nos metíamos cuatro locos de las salchichas y el clicker, siempre nos contraargumentaban con la reacción positiva que mostraban ante las caricias esos perros machacados sesión tras sesión. Es evidente que la caricia era una señal muy relevante para esos perros, significaba nada más y nada menos que se “habían librado del castigo” (al menos esa vez ☹ ).

Ahora bien, el vínculo no podía existir en equipos que basaban gran parte de su entrenamiento en un conjunto de tensiones psíquicas ejercidas mediante, collares de estrangulamiento, collares de impulsos eléctricos, fustas para crear los sentados, etc.

Espero que este ejemplo sirva para explicar que la vinculación es algo mucho más global y que afecta a diversas áreas de la vida con tu PERRO. El Refuerzo Social es un tipo de refuerzo, pero nunca debes confundirlo con el vínculo.

¿Cuándo empezar a usar el Refuerzo Social?

Cuanto antes mejor, es decir, puedes usarlo con un cachorro. Siempre y cuando se dé el siguiente requisito previo.

Requisitos Previos: El Caso de Summer

El caso de Summer cuando llegó a casa con dos meses es un ejemplo canónico de que, a veces, el Refuerzo Social toca trabajárselo.

Con perros muy “primitivos”, esos que en determinados ámbitos del deporte se llaman “chacales”, te puedes encontrar con cachorros que evitan cualquier contacto físico. Podría decir que se mueven única y exclusivamente por sus intereses más egoístas (comida, bebida, y actividades preferidas que vengan de “serie” como pastorear, cazar, etc.).

En casa nos quedábamos atónitos con un cachorro que ignoraba las felicitaciones por hacer pis en la calle, ¡ni nos miraba!

Si te dispones a usar el Refuerzo Social con este tipo de individuos te vas a encontrar con resultados catastróficos. Si hubiese usado las caricias como forma de “premiar” una llamada de Summer, jamás habría conseguido nada con ella, ni lo más básico.

 

Para Summer el contacto y las caricias eran desagradables, imagina que te intentan premiar con algo desagradable.

En su caso olvidé por completo el uso del “refuerzo” social  porque en realidad no habría reforzado nada.

¿Qué hicimos en el caso de Summer? Puede ser el tuyo

En primer lugar, tratar de olvidarnos de “premiar” lo que nos interesaba reforzar usando caricias, felicitaciones, etc.

Por otro lado, empezamos a ver momentos en los que si que mostraba emociones por las caricias y las felicitaciones.

Progresivamente, alargamos las sesiones de caricias donde simplemente buscábamos que sintiese placer, relajación y calma.

Adiestramiento y Refuerzo Social
Summer se hizo la dura, pero ahora es adicta a los mimos.

A día de hoy

Summer es la más adicta a las caricias de toda la grupetta, quizás Winter es otro adicto al contacto.

Siempre tengo la misma sensación, aquello que se sale de los planes iniciales y en lo que nos centramos en cambiar acaba siendo un punto fuerte cuando en los inicios era una debilidad.

¿Es Medible el Refuerzo Social?

Ya sabes que: “Lo que no se puede medir, no se puede mejorar”.

El Refuerzo Social es medible, viendo una sesión de entrenamiento de 10’ se sabe si el motor social está activado o está averiado y si ese motor tiene una potencia suficiente.

Algunas de las preguntas que puede responder son:

  1. ¿Desaparece la conducta cuando empiezas a usar refuerzo social?
  2. Se dan algunas de las señales que he citado como “Mala Señal”:
  • ¿Si le acaricias o le felicitas empieza mirar hacia otro lado?
  • ¿Si le acaricias o le felicitas empieza a buscar con la mirada el bolsillo del juguete o la comida?

Espero que tengas muy en cuenta el papel del refuerzo social en tus sesiones de adiestramiento y educación canina.
Al fin y al cabo debes pensar que es el reforzador que podrás aplicar en mayor número de situaciones y el más sostenible en el tiempo.

¡Accede ya a nuestro curso de cuatro semanas GRATUITO! Deja tus datos pinchando en el siguiente botón.

Nuestros alumnos nos avalan. ¡Pídenos información! Un fuerte abrazo, Javi Martínez.